Cate Blanchett on Rohingya refugees – Interviews III

Saturday, Mar 24, 2018

Hello everybody!

Two more interviews for the campaign to help the Rohingyas living in Bangladesh.

Big Screen Al Arabiya


Cate Blanchett: “La llegada del monzón convertirá a los rohingyas en refugiados del clima”

La actriz australiana viaja Bangladesh como embajadora de buena voluntad de ACNUR

Más de 670.000 rohingyas han huido de la violencia en Birmania desde septiembre de 2017

La situación de miles de rohingyas refugiados en asentamientos en Bangladesh es una tragedia dentro de otra tragedia. Al trauma que han sufrido y a los escasos recursos de los que disponen se suman ahora fenómenos naturales propios de la temporada de monzones que amenazan su seguridad, como corrimientos de tierra, lluvias torrenciales o ciclones. Para conocer de primera mano la situación en el terreno y visibilizar la crisis, la actriz australiana Cate Blanchett ha visitado los campos de refugiados y hace un llamamiento en esta entrevista con EL MUNDO a la solidaridad de la comunidad internacional.

Éste es su tercer viaje como embajadora de Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, ¿por qué la crisis rohingya?
Es el éxodo de refugiados que más rápido está creciendo, pero además se ve agraviado ahora por la época de monzones que amenaza a una comunidad traumatizada y marginada. Es vital que, mientras esperamos soluciones políticas -que son complejas y aún lejanas- la comunidad internacional contribuya a la increíble ayuda que está prestando Bangladesh como país de acogida.

Ha visitado los campamentos de Kutupalong, Nyapara y Chakmarkul, ¿qué es lo que se necesita con más urgencia?
ACNUR y otras organizaciones aportan lo básico, mantas, ropa, medicinas y comida básica; pero necesitan más apoyo. La gente cree que la ONU es un organismo con mucho dinero, pero ACNUR tiene que recaudar cada céntimo que gastan ahí. En mi viaje, conocí a una mujer cuyo precario refugio quedará aplastado por los corrimientos de tierra en cuanto las lluvias torrenciales lleguen. Va a ser una verdadera tragedia.

La ONU ha documentado “violaciones sistemáticas” por parte del ejército birmano. ¿Ha podido constatar la doble violencia que sufren mujeres y niñas?
He visto muy pocas familias completas. En los campos hay un número enorme de mujeres cuyos maridos están desaparecidos, que han sufrido violaciones o que han tenido que huir para no llegar a sufrirlas. Conocí a otra joven de 18 años cuyo marido había sido arrestado por el ejército birmano -posiblemente esté muerto- y tuvo que sobrevivir con su bebé de un año en la selva con muy poca comida durante seis meses hasta encontrar refugio en Bangladesh. Ella, su historia, representa la vulnerabilidad de las mujeres en este tipo de crisis. Se necesita más asistencia para protegerlas de la explotación, de la trata, para evitar que caigan en la prostitución… Es una amenaza muy real para miles de mujeres y niñas.

Una gran parte de la población de los campos son niños…
Sí, la mitad son menores de edad. Nunca he visto tantos niños solos, huérfanos. Había muchas chicas jóvenes cuyos hermanos varones habían sido quemados o asesinados a golpes frente a ellas. El trauma que han sufrido en su huida de Birmania es monumental y ahora se enfrentan un trauma medioambiental. Su nivel de ansiedad es inmenso.

Bangladesh ha mostrado una gran solidaridad, ¿cómo conviven los locales con la comunidad rohingya?
La minoría musulmana lleva décadas refugiada en el país vecino y conviven codo con codo. Parte de la recaudación de esta nueva campaña de donación irá destinada a las comunidades de acogida, que han sido tan generosas cediendo su espacio, su tiempo… Pero esta solidaridad será insostenible para los países de acogida hasta que el problema no se comparta de manera global. Creo que es aleccionador para la comunidad internacional que un país que tiene tan poco dé tanto.

La ONU no ha impuesto ninguna sanción a Birmania, un país que -en sus propias palabras- ha cometido “una limpieza étnica de libro”…
Las atrocidades son innegables. Escuché la historia de una joven de 19 años cuyo hermano, de tres, había sido tirado a una hoguera y su otro hermano mayor desmembrado frente a ella. Nadie se inventa algo así… La ONU ha sido muy clara en que la solución es la repatriación de los rohingyas a Birmania. El problema es que la ONU sigue sin tener acceso al estado de Rakhine y es vital que esté presente para garantizar un regreso seguro.

¿Qué diferencia esta crisis de refugiados de otras que ha vivido, como la siria en Jordania y Líbano?
Lo que la hace diferente es lo enorme y lo rápido del éxodo, que ha puesto de manifiesto la precariedad de la situación. No se trata de un flujo lento de personas que huyen, por eso es tan vital la respuesta de ACNUR, que conoce el tipo de asistencia y la estructura necesaria para poner orden en lo que es una situación muy caótica. En todos los escenarios en los que he estado he visto la resiliencia increíble de los refugiados, tratando de ayudarse a sí mismos.

¿Va a seguir implicada en esta causa o va a atender otras?
Creo que no hay una causa mayor que la de los refugiados, junto con el cambio climático. Con los polos derritiéndose habrá nuevos ‘refugiados del clima’. Como madre, y como persona con una posición privilegiada, si tengo la oportunidad de ayudar a tantas personas, tengo la responsabilidad de hacerlo.

Source

If you want to support the Rohingyas refugees through the Cate/UNHCR campaign, click in the image on the sidebar or go to the #BlanchettersForUNHCR site. Please help, if you can!